miércoles, 11 de enero de 2012

WASSILY KANDINSKY de lo espiritual en el Arte








Nació en Moscú en 1866, en un hogar de clase alta.
En el año 1871 su familia emigró a la ciudad de Odesa, de la cual retornaría en 1886 para estudiar Derecho en Moscú. En 1896 le es ofrecida una cátedra como docente en la Universidad de Dorpat, Estonia, oferta que rechaza para viajar a Munich y comenzar sus estudios en arte.
En el año 1901 da vida al grupo Phalanx, que, tomando características del simbolismo, impresionismo y modernismo, intenta renovar el conservador concepto artístico alemán. Intentando trasladar esto a las nuevas camadas artísticas, monta una escuela en la cual dicta clases.
De este primer período se destacan sus paisajes lúgubres, los motivos fantásticos de la Edad Media germana, y las leyendas tradicionales rusas. Se caracteriza esta por ser una etapa en la cual se permite experimentar con distintas técnicas. Aplica el templado sobre papeles de tonos obscuros, dando forma a transparencias que parecen tener una iluminación posterior. Esto, sumado al juego de penumbras, torna difusos los contornos de objetos y plano, dotando a la obra de una gran abstracción.
Entre 1902 y 1908 recorre gran parte de Europa y llega hasta conocer África. Concreta su primera exposición en la Secession de Berlín, y luego en París en los Salones de Otoño y de los Independientes. De este período datan sus xilografías, tallas en madera, tradicionales de la Edad Media alemana.
En 1909 funda Neue Künstlervereinigung München (Nueva Asociación de Artistas de Munich) de la cual es electo presidente. Este grupo expone por primera vez ese mismo año en la galería Thannhauser de Munich.
Mientras comienzan a formularse los principios básicos de la abstracción, Kandinsky se acerca a la teosofía (la verdad básica detrás de cada rito y religión, la fe es una realidad fundamental oculta tras lo aparente, esto dota de razón al arte abstracto) y al ocultismo, muy en boga por entonces entre los intelectuales. También se interesa por la música, y formula teorías sobre sinestesia y lo consustancial entre música y pintura.
De esta etapa, es destacable la influencia fauvista en su obra, donde la temática de la misma queda atrás para verse envuelta en un vértigo de colores y formas que parecen envolver al espectador, eliminado la impresión de profundidad. Comienza su secuela de pinturas de jinetes, en las cuales elimina poco a poco nociones espaciales como la línea del horizonte.
Este hecho, así como la progresiva eliminación de la representación, motivan su ruptura, con el grupo, lo que lo vuelca por completo a la abstracción.

Con la primera guerra mundial vuelve a Rusia. Inmerso en la corriente revolucionaria iniciada por el octubre rojo, se desarrolla un movimiento artístico de vanguardia. Pese a no encontrar una ideología cercana a su romanticismo en los círculos intelectuales, en manos de constructivistas y suprematistas, asume el cargo de Comisariado del Pueblo para la Educación, que cubre las áreas artísticas y culturales del nuevo estado soviético.
Contribuye enormemente a su desarrollo con la creación de museos y programas que ponen el arte al alcance popular, entre otras cosas.
En 1917 contrae matrimonio con su segunda mujer, Nina Adreevsky, que permancerá con él hasta su muerte, y en 1921, cansado de la burocracia y estrechez de los funcionarios soviéticos, decide retornar a Alemania.
Allí se suma a la Escuela del Bauhaus, donde imparte el Taller de Pintura Decorativa y el curso inicial. En este período su obra rebela un Kandinsky más aquietado, incorporando la geometría a lo que era su principal característica, el color. También las formas abandonan su carácter único y distante, comenzando a interactuar entre sí. Probablemente esto se haya nutrido de alguna manera de los nuevos estilos e ideas que se debatían cotidianamente.
En 1933, proscrito por el ascendente nazismo, que lo incluye en la lista de arte degenerado, abandona Alemania y se exilia en París.
La escena artística del París al que arriba está en manos del surrealismo, y a pesar que intentan sumarlo a esta corriente figuras como Bretón, Kandisnky se encierra en sí mismo y sólo representa figuras zoomorfas.
Organiza algunas pequeñas exposiciones en la clandestinidad, pero lamentablemente muere con el fin de la guerra sin llegar a obtener el reconocimiento de la crítica, que luego, con el auge de la abstracción, lo consagraría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada